viernes, 7 de octubre de 2011

La limpieza de la pistola

Uno de los aspectos más básicos cuando pretendemos realizar un proceso es contar con la herramienta en perfecto estado. En la zona de pintura, como en el resto del taller de carrocería se debe tener una autodisciplina muy rigurosa cuando se trata de limpiar nuestra pistola.
Existen varios síntomas que determinan que nuestra herramienta más mimada no está en plena forma, y es la forma del abanico que hacemos siempre antes de empezar a aplicar. Sólo con un simple disparo a la presión y distancia correcta nos indicará si vamos a tener éxito o no antes de empezar. ¡Es una forma muy sencilla de vaticinar un repintado posterior o firmar un trabajo defectuoso!

En primer lugar debemos observar el aspecto exterior. La principal parte afectada por los restos de pintura exteriormente es la boquilla de aire. El rebote de la pintura o distancia o presión incorrecta hará que se acumule pintura en las orejetas, incluso el inmediato taponamiento de los pequeños orificios centrales. El problema se vuelve más grave cuando se trate de aparejo, debido a su mayor contenido en sólidos y mayor espesor. Aparte de su adherencia, especialmente efectiva cuando se trata de pegarse en nuestra pistola. Evidentemente, no podemos a esperar a que seque ningún producto dentro, si pretendemos volver a utilizar la pistola dentro de la próxima media hora.

Existe un pequeño detalle a veces pasamos por alto cuando limpiamos la pistola. Normalmente, cuando después de aclarar la introducimos en la máquina o incluso cuando el lavado es manual, nos olvidamos de taponar la entrada de aire. ¿Para qué quiero limpiar algo que nunca se ensució (salvo cuando no tapamos la toma)? Es decir, que si por la cacha entra aire, no es necesario limpiar nada con disolvente o agua tratada. La pistola, aunque creamos que el limpiador esté poco saturado de pigmento, se acumula en la válvula de aire, provocando que cada día aparezca el abanico un poquito más pequeño.
Podemos solventar el caso cerrando el regulador de aire, aunque no evitamos que se ensucie el conducto. Algunos cierran el abanico, cosa que tampoco resulta perfectamente válida, puede quedarse el pigmento en el "tapón" que cierra su conducto. La única solución efectiva es roscar un tapón ciego de 1/4'' en la toma, una vez desmontado su manómetro.
Es una sana costumbre que permite la mejor limpieza cuando se empapa la pistola, más sabiendo que el único conducto sucio realmente es el que baja desde la copa hasta el pico de fluido. De ahí viene que se emplee un pequeño dosificador para limpiar cuando se tira con algún sistema de preparación de pintura, tipo PPS de 3M o similar. Se mancha tan poco que meterla en la lavadora es ensuciarla. Usar un "biberón" con limpiador es una buena manera de empezar a limpiar ese conducto, siempre acompañado de pinceles circulares o de nylon para ir disolviendo el pigmento. Las agujas (nunca alambre si queremos conservar un patrón normal) para los orificios o los minipinceles harán su trabajo una vez sacada la aguja y el pico, que siempre desmontaremos con el gatillo apretado para evitar que al aflojar con la llave, marquemos la punta de la aguja con frotamiento al girar.
Dejar la pistola mejor que antes es muy sencillo, de echo es una de las principales tareas que realizará el aprendiz, en la que se tira el aparejo. Las buenas maneras se adquieren incluso con la herramienta más basta; ¿cuantas veces hemos limpiado el mango de un martillo?Sólo cuando se nos ha resbalado y ha salido volando. No hay que esperar a que ocurra un defecto para determinar la decisión de limpieza profunda. En apenas 5 minutos podemos tener una perfecta herramienta lista para usar y que va a determinar el éxito de la reparación.
Lo mejor que podemos hacer es ver cómo se hace en éste vídeo de SATA y preguntar las dudas que tengamos o las ocurrencias cuando nos expliquen cómo hacerlo insitu.
Se puede ver con los subtítulos en la misma web de SATA
Más información de Aerometal
Devilbiss, muy completa



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedo aportar que...