miércoles, 13 de febrero de 2013

Diferencias entre un vinilo CALANDRADO y CAST

Convencer a un cliente con argumentos técnicos para escoger es siempre una razón de peso, ante dos vinilos que a simple vista puedan parecer idénticos pero cuyo precio y misión sean completamente diferentes. Evidentemente, el cliente quiere lo más barato y el rotulista quiere la calidad en su trabajo, que para eso es profesional. Por eso, hay que diferenciar lo más básico: los dos tipos generales de vinilo que podemos encontrar: calandrados y cast (o fundición).
Los calandrados no es que sean más sencillos de fabricar, si no que permiten más metros de vinilo en menos tiempo, luego el precio es claramente inferior. En cambio los Cast, el proceso es más lento, requiere un proceso quizá algo más complejo y por eso resultan más costosos. Veamos en que se diferencian.

CALANDRADO: es un PVC junto a otros componentes (aditivos, pigmentos...) en estado semisólido que van a ser "amasados" por un conjunto de rodillos calefactados hasta dejarlo del orden de entre 60 y 90 o más micras de espesor. En función del acabado que tengan los últimos rodillos, obtendremos el vinilo mate o brillante, ya que copia la forma de los mismos. Por este proceso de fabricación, al vinilo se le somete en el amasado el efecto memoria. Esto es que con el tiempo o calor, tenderá a volver en cierta medida a lo que fue en principio: una argamasa de PVC. Por eso, es muy importante escoger esta gama de vinilos para superficies planas o poco onduladas. Si "wrappeamos" un paragolpes de un coche con calandrado inapropiado, lo más probable es que tengamos problemas en los cantos por que 'encoge'. 

¡El PVC calandrado tiene efecto memoria!


CAST: Para superficies más complicadas, curvas y recovecos, los vinilos cast (o fundición) son los ideales por que no tienen ese efecto memoria. Se fabrican dispersando el PVC líquido gracias a solventes, pasando por una galga que homogeneiza el espesor. Se seca en un horno y ya se puede enbobinar junto al soporte (liner; papel siliconado y adhesivado). 
Es el ideal para wrapping, ya que su proceso de fabricación no tiene tensiones provocadas por los rodillos, efecto memoria, pero es muy maleable con temperatura. Cuidado, si "estiramos" el vinilo, variamos su gramaje (y la del adhesivo) por lo que se puede comprometer la adhesión. 

Perfecto para vehículos



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedo aportar que...