martes, 29 de octubre de 2013

Primera toma de contacto con Kronox

Vamos avanzando cada día un poco más, viendo el buen ritmo que llevan las clases. De echo, se podría decir que nunca se ha pintado tanto (ni tan bien) como este curso; tanto en los grupos de la mañana como el de la tarde. El ritmo de trabajo es de 2 piezas cada 2,5 horas, por lo que la clase de pintura cunde mucho, gracias a las dos cabinas. Y eso se nota los kilos de pintura aplicado, los resultados son excelentes.
Para complicarlo todo un poco, pasamos de aplicar en horizontal en vertical en monocapas (color y brillo en la misma pintura) además añadimos cierta dilución "traidora" sin que el alumno lo sepa para que ajuste la aplicación a las condiciones de viscosidad. Esto es bueno tenerlo en cuenta, ya cuando explicamos los 5 parámetros de ajuste de pistola, recordamos qué debemos hacer para evitar la escandalosa "lágrima" y seguir consiguiendo el famoso brillo espejo que ya tan fácilmente conseguimos ya cuando tiramos con la pieza situada horizontalmente.
Sólo cuando el acabado de la pieza es del 99% perfecto, pasamos a los barnices, combinado con la aplicación de bicapa metálico. ¿Por qué así? Por que los metálicos tienen cierto misterio a la hora de aplicarlo, además que al explicar cómo funcionan los pigmentos junto a la luz que vemos hace que entendamos muy rápido la importancia de saber "tirar" correctamente un color metálico o con efectos.
Para muestras, mejor vemos el resultado de un color perlado, barnizado por primera vez con Roberlo Kronox (en clase lo llamamos "acabado de taller")

El siguiente paso es saber tirarlo en vertical, con el mismo brillo y homogeneidad en el color perlado.
Parece fácil, ¿o no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedo aportar que...